lunes, 11 de noviembre de 2013

Ruta Ronda-Jimera de Libar

Al ritmo de La bamba

Llegaron en tren, en autobús, en coche de línea,  todas las formas eran válidas para el ritual que desde hace un año nos propusimos repetir.  Las quince decenas de paisanos,  nos vimos en Ronda para acometer la Ronda-Jimera de Libar, algo menos de 21 Kms pero que son uno de los más hermosos parajes que se pueden recorrer, a caballo entre el Guadalevín (río de leche) que da forma al emblema de la ciudad de Ronda, su Tajo, y que se funde en La Indiana con el Guadiaro (río de oro).

Nosotros solo hemos hecho una cuarta parte de su recorrido, pero la más hermosa,  es cuando llegamos a la Cueva del Gato, lugar este mágico,  donde los colores turquesa y  ocres dorados de su chopaleda, rivalizan con el gris de las calizas que en su interior convierte este laberinto de galerías, lagos, simas y sifones en un obra arquitectónica natural  difícil de entender,  desde el exterior, y que en su interior este inmenso queso gruyere kárstico que comunica Hundidero-Gato con sus casi nueve kilómetros y sus 219 metros de desnivel en la maravilla que es. Parece mentira que Villaluenga del Rosario esté tan cerca en línea recta, tan solamente separada de Benaoján por esta inmensa mole de piedra horadada.

El grupo multicolor continúa su paseo hasta la cercana estación de Benaojan para atacar definitivamente Jimera de Libar, pero esta vez tomando altura desde la Ribera del Guadiaro, con una impresionante vista de la vaguada que forman la Cañada Real.

En Jimera de Libar nos esperaba el OlliOli, con Marcus y José Tomás, que bien pudiera ser un cartel taurino pero no, no era cruenta nuestra faena precisamente, al ritmo del  fandango jarocho, cuya expresión más conocida es La Bamba, y de la versión libre del inolvidable "Leri Pi" de Beatles dimos por terminada una jornada inolvidable, que esperamos repetir.

Texto:  Juan M. Román
Fotos:  Paco Rodríguez






























 




Recorrido: